fbpx

Nacer dos veces: historia de una disciplina

crossfit

Escrito por Kyle Hepp

Abril 13, 2021

Por Jorge Correa (Colaborador de BoxMagic)

Cada persona es un mundo distinto, con sus defectos y virtudes. Esa es la base del respeto mutuo, pues cada mundo tiene sus propias variables y todos evolucionamos.

Desde pequeño fui deportista, pues a los 8 años comencé a dedicarme -y refugiarme- en las artes marciales. Esto no solo me enseñó a desarrollar una autodisciplina que me sirve aún hoy, sino que también ayudó con las carencias familiares y económicas que vivía en ese tiempo.

Por muchos años me esforcé y logré ingresar a un colegio técnico a estudiar programación. Cuando terminé mi cuarto medio, pude ingresar al Banco de Santiago, algo que para nosotros, en esos tiempos (hablamos del año 1994) era casi impensado que un joven de 18 años recién cumplidos ingresara a trabajar a un Banco. Fue tanto un logro personal como profesional.

Un mundo desconocido

En esta etapa, me vi ante un mundo desconocido hasta ahora. No me había titulado aún (en ese tiempo, una de mis falencias era no terminar lo que comenzaba) y en vez de eso me adentré en el mundo de las grandes fiestas, carretes de más de 24 hrs. Aunque siguiendo en el sector de la banca trabajé para varias empresas de servicios, y hasta formé una familia, seguía con mi estilo de vida de “rockstar”.

Seguí pululando por distintos gimnasios probando otras disciplinas, siempre buscando la fraternidad que había encontrado y perdido en mi infancia con las Artes Marciales, pero sin dejar de lado las fiestas. Sin darme cuenta, ese estilo de vida fue creando una bola de nieve que, a mis 30 años, se convirtió en avalancha. Perdí mi familia, mi trabajo, todo por lo que tanto había luchado. 

Por casi 9 años viví la vida como un autómata, solo me levantaba porque sabía que mi hijo me necesitaría en algún momento; me aferré a él para no sucumbir y terminar con todo. Ya a mis 42 años había abandonado el deporte, y creo que a mí mismo también. Vinieron enfermedades como la diabetes tipo 2, hipertensión, fumaba casi 2 cajetillas de cigarro al día y pesaba aproximadamente 150 Kilos que solo iban en aumento. Me estaba autodestruyendo, me había auto desahuciado física y emocionalmente.

Cuando crees conocer las respuestas… la vida cambia las preguntas

Aquí sucedió algo inesperado: Comencé a trabajar con un pequeño grupo de personas, Kyle Hepp y Daniel Ávila. Fueron formadores de una idea que fue creciendo como bola de nieve (que esta vez construía en vez de destruir). Ellos y este grupo de personas fueron desafiandome a hacer mejor las cosas, y se suponía que mi experticia era en el desarrollo de procesos. 

Pero aquí viene el viejo dicho: “Cuando crees conocer todas las respuestas, la vida cambia todas las preguntas”. Ellos comenzaron a formarse y yo aprendí cómo un grupo de personas puede construir una bola de nieve de forma ordenada, que no se transforme en una avalancha. 

Además del trabajo diario, se preocupaban por mi salud física y mental, algo que era impensado en la vieja escuela de los bancos. Practicaban una disciplina deportiva nueva, el Crossfit, por lo que cuando ellos hablaban de los tabatas, los wods, etc. para mí era un idioma que no entendía.  Y decidí probar esta maravilla de la que tanto hablaban y que ofrecemos a los distintos Box a través de una plataforma creada por ellos para ayudar a los administradores de gimnasios. 

Pensé que era como las distintas disciplinas que conocí. Es importante señalar que cuando los conocí siempre me desafiaban a ser mejor, tratar de dejar de fumar salir a caminar, pequeños pasitos que despertaron en mí el Espíritu Guerrero que había olvidado (me encantan los auto desafíos). 

Cuando fui a mi primera clase, se veía como un gimnasio normal. Comencé con un ejercicio llamado Burpees (lo pueden googlear si no lo conocen). Está demás decir ¡que no alcancé a hacer uno de 15 que se suponía debía hacer! Es ahí donde la magia del Crossfit empieza. De pronto escucho a mi coach gritando y mis compañeros que decían “vamos, Jorge, tú puedes”, “dale, no te rindas”. 

¡Y eso fue como gritarle a mi espíritu y mi alma! Mi mundo entero se estremeció. Seguí realizando el ejercicio y ellos seguían alentando hasta que logré hacer mis 15 burpees. ¿Pero quiénes eran estas personas que perdían tiempo de su clase para apoyar a alguien que no conocían? A partir de ese día, todo empezó a mejorar. Mi grupo de trabajo, que ya consideraba como mi familia, se alegró mucho cuando les conté, y me alentaron de igual manera. 

Este grupo de personas me guiaron a una disciplina que cambió mi vida. He dejado de fumar, estoy bajando de peso y los doctores, que antes me daban reprimendas, comenzaron a felicitarme. Pero principalmente renació en mí la esperanza de tener una nueva vida, una oportunidad, sueños por cumplir y más metas por alcanzar.

Es ahí donde la magia del Crossfit empieza. De pronto escucho a mi coach gritando y mis compañeros que decían “vamos, Jorge, tú puedes”, “dale, no te rindas”. ¡Y eso fue como gritarle a mi espíritu y mi alma! Estas personas “perdían” tiempo de su clase para apoyar a alguien que no conocían. A partir de ese día, todo empezó a mejorar.

Una nueva oportunidad para volver a nacer

Es así como el Crossfit cambió mi vida y este grupo de personas, para la cual trabajo y colaboro, se han vuelto mi familia. Yo trabajo hoy en día en BoxMagic, mi “caja mágica” personal. Hemos ido creciendo de la mano en este renacer. El universo y Dios tiene caminos misteriosos para alinear sus energías en el rumbo correcto y así lo he descubierto. 

Quiero terminar con un pequeño pensamiento: Daniel y Kyle comenzaron con un proyecto que terminó cambiando mi vida, y es irónico que el apellido de Kyle se asemeja mucho a una palabra en español que fue como el grito que tenía atorado en mi garganta por muchos años. “Hepp” se acerca mucho a la palabra “help” que en español significa auxilio, ayuda. Esto era justo lo que yo necesitaba para volver a nacer, para volver a vivir.

También puede que te guste…

La rentabilidad es primero

La rentabilidad es primero

Largos días y agotadoras jornadas. Cada labor y cada tarea en el día consumiendo parte de la energía. ¿Falta algo por...

Volver a los inicios

Volver a los inicios

Cierres, aperturas, cierres, aperturas. Así podríamos describir parte de los que ha acontecido a la industria de la...

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Abrir el Chat
💬 Quieres saber mas?
Hola!👋 ¿Como te podemos ayudar?